Ir al contenido principal

Administración de Justicia en Euskadi

Justizia Administrazioa Euskadin - Administración de Justicia en Euskadi
Estás en: La Justicia > Justicia Restaurativa > Qué ofrecemos

Justicia Restaurativa

Qué ofrecemos

En la Jurisdicción Penal:

  • A la víctima: dotarla de protagonismo en la resolución y transformación del conflicto que le atañe, consiguiendo que comprenda el procedimiento que se está llevando a cabo, y la reparación del daño sufrido por la parte infractora.
  • A la persona infractora: que se responsabilice del hecho cometido y del daño o perjuicio infligido a la víctima, así como de la reparación del daño que ha generado, permitiéndole una mayor comprensión del proceso en que está inmersa
  • A la Administración de Justicia: disminuir la carga de trabajo enriqueciendo, a su vez, el proceso de resolución del conflicto mediante la comunicación entre las partes y la introducción por ellas de aspectos subjetivos que suelen quedar al margen del procedimiento penal formal, consiguiendo así una mayor profundidad en la solución consensuada respecto a la mera sanción penal.
  • A la comunidad/la sociedad: hacerla más permeable a fórmulas y herramientas de resolución de conflictos basadas en el diálogo, la participación y el compromiso en el cumplimiento de los acuerdos alcanzados, procurando la pacificación social y generalizando la enseñanza y aprendizaje de recursos pacíficos para solucionar desavenencias.

En la Jurisdicción Civil-Familia:

  • A las personas inmersas en un procedimiento judicial: les implica en la resolución de su conflicto, así como en la responsabilización de los acuerdos alcanzados, dotándoles de herramientas de entendimiento mutuo que pueden ser aplicadas en los posibles desacuerdos futuros. Evita así, de forma preventiva, la conflictividad previsible en la aplicación de los convenios.
  • A la Administración de Justicia: disminuir la carga de trabajo enriqueciendo, a su vez, el proceso de resolución del conflicto mediante la comunicación entre las partes y la introducción por ellas de aspectos subjetivos que suelen quedar al margen del procedimiento penal formal, consiguiendo así una mayor profundidad en la solución consensuada respecto a la mera sanción penal.
  • A la comunidad/la sociedad: hacerla más permeable a fórmulas y herramientas de resolución de conflictos basadas en el diálogo, la participación y el compromiso en el cumplimiento de los acuerdos alcanzados, procurando la pacificación social y generalizando la enseñanza y aprendizaje de recursos pacíficos para solucionar desavenencias.