Ir al contenido principal

Administración de Justicia en Euskadi

Justizia Administrazioa Euskadin - Administración de Justicia en Euskadi
Estás en: Noticias

Noticias

Gerardo Villar, mediador intrajudicial en Vitoria: "Reparar a la víctima es el gran beneficio de la mediación"

28 de mayo de 2013

Gerardo Villar, mediador intrajudicial en Vitoria

Una pizarra de papel, una mesa redonda, una caja de pañuelos y un reloj son cuatro de los elementos principales de la sala donde Gerardo Villar, del Servicio de Mediación Intrajudicial de Vitoria, celebra los encuentros entre denunciantes y denunciados. La mesa redonda es fundamental para fomentar el diálogo; la pizarra, para apuntar los acuerdos que se van alcanzando; el reloj, para que no se alarguen demasiado las entrevistas; y la caja de pañuelos, porque en esta sala a veces se viven momentos muy intensos.

Uno de los principales objetivos del Servicio de Mediación Intrajudicial es lograr la reparación de las víctimas ¿realmente es posible?

Por supuesto. Además yo creo que este es el gran beneficio de este servicio. La mediación se plantea siempre desde dos perspectivas: reconocimiento y reparación. Es decir, si yo no reconozco que he hecho nada no tiene sentido una mediación. Por lo tanto, primero tengo que reconocer ese daño y después, tengo que reparar eso que he hecho. En definitiva, el acusado se ofrece a hacer algo que repare a la víctima.

Y eso a través de un juicio no se consigue.

Eso es. Aquí es donde te das cuenta de que el ámbito judicial deja muy poco margen a la reparación. Y las víctimas nos lo dicen muchísimo. Se preguntan qué beneficio sacan ellas de ir a juicio. Incluso nos llegan a decir que qué les importa a ellas que la persona denunciada acabe en la cárcel.

¿Es como si se sintieranresponsables de mandar a alguien a la cárcel?

Efectivamente. Entonces, lo que planteamos desde la mediación es abrir el abanico para lograr la reparación de la víctima. Yo suelo decir a la gente que sea original, que digan lo que quieran, que lancen ideas de qué es lo que les gustaría que el otro hiciese para reparar el daño que le ha hecho.

¿Y son originales?

Hay de todo. Recuerdo un caso que tuvimos entre un magrebí y un español que se denunciaron por un tema relacionado con la religión musulmana. El juzgado pertinente nos derivó este caso y tras una serie de encuentros, al final, el español pidió disculpas a la víctima y parar mostrarle su respeto se ofreció a matar un cordero por el rito islámico. Imagínate la sorpresa de la víctima al escuchar esa oferta.

¿Cómo actúa la gente cuando la llamáis por primera vez para una mediación?

Pues bastante sorprendida. La mayoría no conocen esta posibilidad. Eso sí, por ahora el boca a boca es nuestro gran aliado.

Este servicio lleva en marcha en Vitoria desde 2007 ¿Cómo fueron los comienzos?

Al principio fue algo bastante casero. Lo que buscábamos era hacer partícipes a la gente en la resolución de sus propios conflictos. Tengo que reconocer que aquí en Vitoria ha habido jueces y juezas muy implicados con la mediación y la realidad es que ahora, en mayo de 2013, todos los juzgados nos derivan casos.

¿Recuerdas el primer caso en el que interviniste?

No sé si fue el primero o el segundo. Pero fue un caso de dos jóvenes de aquí de Vitoria que habían robado en un centro comercial unos mp3. Les pillaron y acabaron en juicio y el juez derivó el caso al Servicio de Mediación. Después de varios encuentros entre los jóvenes y un representante del centro comercial llegaron a un acuerdo por el que los ladrones pidieron disculpas por su acción, se donaron los mp3 a una organización de Vitoria y, en vez de una compensación económica a la tienda, realizaron una serie de actividades para una ONG.

¿De modo que realmente es posible que víctima y agresor puedan dialogar tranquilamente?

Sí. Hay que tener en cuenta que la gente está cansada de dar vueltas por los juzgados y no sacar nada en claro. A veces nos han llegado a decir que sienten que es la primera vez que les escuchan. Por lo general, la gente quiere resolver sus problemas de la mejor manera posible. Por eso, cuando les planteamos la mediación suelen venir con ganas y dispuestos a intentar dialogar. Pero no siempre es fácil.

Habrá veces en las que el acuerdo resulta imposible.

Sí. Sobre todo cuando se trata de personas que tienen conflictos de largo. Como por ejemplo, problemas entre padres e hijos o entre vecinos. En esos casos, la mediación se puede llegar a alargar varias jornadas. Hay tanto rencor que resulta muy complicado dialogar satisfactoriamente y llegar a un punto común.

En algunos casos, te resultará complicado ser imparcial.

Es muy difícil cuando ves determinadas situaciones. Alguna vez ha pasado que veo que una persona podría reclamarle mucho dinero a su agresor y no lo hace. En esos casos, yo no puedo darle mi opinión, pero lo que sí que puedo hacer es parar la mediación para que la víctima reciba asesoramiento por parte de un profesional. Y si ya con toda la información, reanudamos la mediación y no quiere reclamar el dinero, pues adelante. Pero sobre todo, que no se sienta engañada y que cuando firme el acuerdo lo haga con todas las consecuencias.

Y si agresor y víctima no quieren juntarse de ninguna manera ¿es posible la mediación?

Sí, porque entienden que una mediación va a ser mejor que ir a juicio. Así que hacemos las entrevistas por separado.

Cuando llegas a casa ¿sigues con el traje de mediador?

¿Sabes eso de en casa de herrero cuchillo de palo? Pues en mi caso ocurre lo mismo. Cuando llego a casa necesito desconectar. Porque hay que tener en cuenta que a veces aquí trabajamos con casos muy intensos y resulta muy difícil no implicarse.

¿Qué crees que necesita este servicio para mejorar?

Más medios personales para que el cien por cien de los ciudadanos puedan acceder a la mediación siempre que lo deseen. Y luego, pues qué te voy a decir, hemos pedido hasta una cafetera para la sala donde solemos hacer las mediaciones. Porque qué mejor que una taza de café para hablar tranquilamente.

2 comentarios

Webmaster de JustiziaNet17/11/2014
Gracias a ti por tus palabras Estela. Saludos
ESTELA ROSAS17/11/2014
Gracias a esta publicación refleja el profesionalismo, la experiencia y la entrega de trabajo social para el bien vivir de la humanidad y saber lo que se realiza en alguna parte del mundo y tener esperanza, ante tantas injusticias por la corrupción, saber que hay gente comprometida con su trabajo, con mucha ética y respeto.gracias

Comenta la noticia


No será publicado
 
*