Ir al contenido principal

Administración de Justicia en Euskadi

Justizia Administrazioa Euskadin - Administración de Justicia en Euskadi
Estás en: Noticias

Noticias

Eduardo Pérez Uriarte, Juez de Paz de Etxebarri: "Al principio me preocupaba tener que juzgar a personas conocidas"

22 de abril de 2013

Eduardo Pérez Uriarte, Juez de Paz de Etxebarri

Tener que mediar entre sus propios vecinos es lo que más le preocupaba a Eduardo Pérez Uriarte cuando hace una década se le presentó la posibilidad de ser Juez de Paz de Etxebarri. Hasta el momento, ha casado a conocidos, ha celebrado juicios entre amigos y ha tenido que mediar en actos de conciliación en los que una de las partes era íntimo suyo.

¿Cómo te preparaste para ser Juez de Paz?

Pues no me preparé. Salió la plaza, me presenté y me cogieron. Y ya es la tercera vez que accedo al puesto. En total llevo nueve años y me quedan otros tres, porque esta ya va a ser la última, ¡que tengo edad de jubilado! La verdad es que como estaba prejubilado la familia me mareaba con recados en plan “tú que puedes”, “a ver si me haces esta gestión”… así que cuando salió el puesto no me lo pensé mucho. Y mira, me ha servido de escaparate para por decir “no, lo siento mucho, ya sabes que estoy en el Juzgado…”.

Para ser Juez de Paz no hace falta ser Licenciado en Derecho pero ¿son necesarios algunos conocimientos sobre la Justicia?

Está claro que si quieres ser Juez de Paz y eres licenciado en Derecho tienes muchas más posibilidades de que te elijan. Yo me prejubilé muy joven. Trabaja en servicios jurídicos de un banco, con lo que ya tenía un mínimo conocimiento de lo que es el tema judicial, procesal, concretamente. Y eso aquí, poca importancia tenía entonces, porque no había juicios de faltas como hay ahora. Pero bueno, de alguna forma pues tenía alguna relación con la Justicia.

Desde hace varios años, Etxebarri es el municipio de Bizkaia con mayor natalidad ¿cuántas inscripciones de nacimiento realizas a la semana?

Más o menos calculo que se practican unas diez inscripciones de nacimiento al mes. Hay que tener en cuenta que una gran parte de Etxebarri es de muy reciente construcción, eso se traduce en mucha gente joven e implica que haya esa natalidad. Claro que también depende un poco de la época.

¿De la época?

Sí. Ahora en esta época que viene, desde abril hasta septiembre, no sé por qué razón suele haber más nacimientos. En mi familia, por ejemplo, todos hemos nacido entre marzo y septiembre.

¿Las inscripciones de nacimiento es lo que más se practica en este Juzgado de Paz?

Pues hombre, probablemente. Aunque matrimonios también hay muchos. El año pasado tuvimos unas 30 bodas y eso que la gente nueva que viene a vivir al pueblo generalmente viene ya casada. Que si no, sería tremendo. Sería algo parecido a lo que ocurre con la natalidad.

En un pueblo en el que se producen tantos nacimientos, habrás oído todo tipo de nombres…

Ahora ya es difícil encontrar nombres de los de antes. Por ejemplo, no conozco a nadie al que le hayan bautizado con el nombre de Antonio o Eduardo. Algunos son nombres que verdaderamente cuesta pronunciar. Recuerdo una ocasión que tuvimos que pedir a los padres hasta un certificado del Consulado de Rusia de lo raro que era el nombre.

¿Cuál es la duda que más se repite en este Juzgado de Paz?

No es un sitio al que suela venir la gente a preguntar. Por lo general, a nadie se le ocurre decir “¡Ah, pues voy al Juzgado a preguntar esto o lo otro!” Normalmente vienen porque de alguna forma saben que tienen que venir aquí. Pero sí que es verdad que la gente suele confundir los trámites que se hacen en el Ayuntamiento y en el Juzgado de Paz. A veces van al Ayuntamiento a pedir certificados de nacimiento (que es un trámite que se solicita en el Juzgado). Y lo mismo ocurre al revés, vienen al Juzgado a pedir un certificado de empadronamiento y les tenemos que mandar al Ayuntamiento.

Y sobre los certificados ¿suelen pedirlos online o vienen al Juzgado a solicitarlos?

Me imagino que estará aumentando el tema de las consultas online, pero yo particularmente no lo he notado. La verdad es que soy un poco reacio para todo lo online. Además, hay que tener en cuenta que Etxebarri es un pueblo, está todo cerca y no hay que hacer grandes desplazamientos para hacer la solicitud.

Se están dando muchos cambios en el ámbito judicial y puede que algunos afecten a los Juzgados de Paz, ¿temes por tu puesto de trabajo?

A mí realmente poco me va a afectar porque voy a estar aquí ya sólo otros tres años. Y al servicio del Juzgado, pues no sé cómo le afectará. Si desaparecen los Juzgados de Paz, lo sentiré, pero no como Juez de Paz, sino como ciudadano de este pueblo; ya que entonces para cualquier trámite me tendré que desplazar.

Una de tus labores es la de celebrar juicios de faltas ¿has tenido que celebrar algún juicio con gente que conocías?

Precisamente ese es uno de los problemas que veía cuando se empezaron a generalizar el tema de los juicios, que iba a tener que juzgar a personas conocidas. Sí que se ha dado el caso, pero llegado el momento no me ha dado problemas.

¿Has podido separar lo profesional de lo personal?

Recuerdo un acto de conciliación que hubo el año pasado. Una de las partes era íntimo amigo mío y al otro no lo conocía de nada. Mi conocido me lo hizo pasar un poco mal porque cada vez que hablaba me miraba como diciendo “¿verdad Eduardo?”; al final, le tuve que decir “mira, perdona, no me preguntes. Sois vosotros los que tenéis que dialogar. Yo lo único que diré es si habéis llegado a un acuerdo o no”.

¿Qué es lo que más te gusta de tu profesión?

Lo más bonito son las boda. Es lo más gratificante. Ves que la gente viene a disfrutar del día. Recuerdo una boda que me llamó mucho la atención porque era entre homosexuales, con lo cual, es ya una novedad para mí. Quién me iba a decir a mí que iba a celebrar una boda entre dos hombres.  Vi una ternura en el acto, en los familiares, que no he visto en otros enlaces. La verdad es que me impresionó muchísimo.

¿Cómo preparas las bodas?

Siempre trato de hacerlas un poquito especiales. Porque hay gente que viene en plan para el trámite y ya está, pero algunas parejas vienen con otra ilusión e incluso con la ropa típica; entonces claro, buscas hacer algo especial. Porque lo cierto es que el acto de celebración del matrimonio es muy breve, son cinco minutos escasos.

Y para terminar ¿Qué es lo que menos te gusta de ser Juez de Paz?

Pues la verdad es que no lo sé. Bueno, supongo que esto de los juicios es lo que menos me gusta porque te puedes encontrar con algún problema. De momento no lo he tenido, pero temo que algún día me lo encuentre, que tengas un juicio y que venga un tío de esos impertinentes.

Comenta la noticia


No será publicado
 
*