Ir al contenido principal

Administración de Justicia en Euskadi

Justizia Administrazioa Euskadin - Administración de Justicia en Euskadi
Estás en: La Justicia > Justicia electrónica > Balance de las comunicaciones electrónicas

Balance de las comunicaciones electrónicas

Desde el 1 de enero de 2016 son obligatorias las comunicaciones electrónicas entre profesionales y Administración de Justicia. Bajo la vigencia de la Ley 42/2015, de reforma de la ley de Enjuiciamiento Civil y según el protocolo establecido en la Resolución de 19 de mayo de 2016 del Gobierno vasco, abogados/as, procuradores/as y graduados/as sociales reciben las notificaciones y envían a los juzgados y oficinas judiciales sus escritos y documentos.

Datos de comunicaciones electrónicas actualizados a fecha de 01 de enero de 2019, correspondientes al año 2018.

Territorio Escritos de trámite Notificaciones
Bizkaia 156.740  1.089.806
Gipuzkoa  84.597  586.939
Araba  50.297  423.544
País Vasco 291.634 2.100.289


Datos de colectivos de usuarios/as de JustiziaSip a fecha de 1 de enero de 2019 (cifras generales, correspodientes al año 2018).

Profesionales  2018
 Abogados/as 7.483
 Procuradores/as  528
 Graduados/as sociales  275
 Servicios jurídicos colectivos  6
 País Vasco  8.292


Desde que se establece en 2016, la entrada y salida de documentación electrónica no ha estado exenta de dificultades, pero se han llevado a cabo diversas actuaciones cuyos resultados permiten afirmar que la evolución del sistema será continua hasta su plena estabilización. Para ello es clave el esfuerzo tecnológico, pero también el contacto y colaboración con los profesionales a través de reuniones periódicas que permiten un seguimiento del proceso.

En la CAV se han llevado a cabo las adaptaciones necesarias en el sistema de gestión procesal JustiziaBat y JustiziaSip, a efectos de de habilitar la práctica de notificaciones y presentación de escritos en todos los órdenes jurisdiccionales por parte de órganos y oficinas judiciales y fiscales. Asimismo, se ha realizado la provisión de los medios técnicos requeridos con la dotación de nuevas pantallas, PCs, tarjetas gráficas, impresoras y escáneres. Las acciones de gestión del cambio, por su parte, se han articulado en torno a la formación en las oficinas judiciales.